08 febrero 2007

Bonito encebollado

Cuando los verdaderos herederos de María Luisa García nos enfrentamos a su impostora mierense ocurren cosas como la siguiente.

Como preparar un Bonito encebollado, por Antonio Jesús Sánchez

Esta receta está inspirada en "El Arte de Cocinar" de María Luisa García Sánchez. Es algo así como un remake, porque la receta original es de bonito al horno y esto es más bien dorada asada.

Ingredientes (para 2 personas)

  • 2 doradas (Sparus auratus)
  • 1 cebolla mediana
  • 2 tomates
  • 1 chorrito de aceite
  • 300 g. de langostinos cocidos (no muy grandes)
Vas a la pescadería y compras dos doradas, una por persona. La dorada cómprala de piscifactoría a menos que seas un gourmet. Ten en cuenta que el 90% que dice que el pescado de piscifactoría no sabe a nada, es incapaz de disinguir una dorada de una lubina una vez cocinadas. La piscifactoría te asegura que los métodos de pesca no son destructivos, etc.



La inocente dorada no sabe lo que le espera
Le pedimos al pescadero que la limpie por dentro, desescame, quite la cabeza, la raspa, y nos la parte en dos filetes, y cada filete en cuatro trozos. Al llegar a casa la lavamos bien, ¡pero bien, eh!
Ahora cogemos una cebolla (una cebolla para cada dos) y la picamos finita. Le añadimos un diente de ajo picadito, y perejil o alguna otra hierba aromática. ¡No, eso no!

También picamos dos tomates (uno por cabeza), en taquitos o similar.

Cogemos una rustidera (o cualquier olla, al fin y al cabo la María Luisa impostora dice que este plato se hace al horno en una fuente de cerámica) y ponemos muy poquito aceite, y luego la mitad de la cebolla y del tomate.

Aquí podemos condimentar el pescado al gusto. Sal, ajo, limón. Yo no lo hice y quedo muy bien, pero aquí prima el gusto de cada uno.

Ponemos encima los cachos de dorada y los cubrimos con el resto de la cebolla y del tomate. Yo no lo hice, pero aquí le podéis añadir un poquito (muy poquito) de vino blanco, u otro al gusto.

Ahora lo ponemos a fuego medio (yo lo pongo al 4 de 6 niveles que tiene mi fogón). Y a esperar. Y no se os olvide taparlo para que se haga todo al vapor.

La medida de tiempo exacta es variable. O sea, que no usé instrumentos de medida de precisión, podéis guiaros por las siguientes referencias que tomé en la espera:
  • Lo que tarda en acabar un Inglaterra - España que vaya ganando España 0-1 fuera. Esta medida es muy difícil de tomar, por lo difícil de que esos ganen un partido, a menos que sea amistoso como el que cito.
  • Lo que tardamos mi señora y yo en comernos unos langostinos. Esta medida es variable, y depende del hambre que tengáis, de si juega España en ese momento, de si os gustan con mayonesa, etc.

En realidad, calculo uno 30 min. Váis, probáis que esté bien cocidito el pescadito, y al plato. ¡Buen provecho!

Este post va dedicado a mi abuela, la verdadera María Luisa García.

Etiquetas: , ,

3 Comments:

At 14/2/07 11:24 p. m., Blogger Michel said...

El arte de cocinar... creo q ese libro esta en todas nuestras casas.
Por cierto, mi abuela paterna hizo algun curso de cocina con esta mujer.

 
At 15/2/07 10:42 a. m., Blogger Tonisan said...

A mi es un libro que personalmente no me gusta. Da muy pocas explicaciones de como se hacen las cosas, y aún menos sobre las cantidades a utilizar.
Ya sabes que prefiero las 1000 recetas de cocina, de Simone Ortega.

 
At 30/4/07 2:01 a. m., Anonymous meri said...

Buenas primito, acabo de leer tu receta y tiene buena pinta, y sí yo yambién prefiero a Simone Ortega ¡¡eso sí que es un libro para aprender a cocinar!!

Ah! por cierto, ya le diré a la abuela que le has dedicado un rinconcito. Si es que el mundo está lleno de impostores...

 

Publicar un comentario

<< Home